miércoles, 30 de septiembre de 2009

Los años en balde.


Va pasando el tiempo, y uno comienza a notar el paso del mismo. La edad avanza y va dejando su huella como el arado en la tierra. Te va dejando surcos por fuera, pero esos no son precisamente los que mas se ven. El tiempo, con su paso inexorable, tic, tac... tic, tac... monótono, tic, tac... apenas imperceptible, te va dejando unas marcas por dentro que esas son las que no puedes borrar.


Las arrugas hoy en día, por suerte o por desgracia, depende de como se mire, tienen mas o menos solución o cuando menos se pueden paliar. La ciencia ha avanzado mucho al respecto, Botrox, cirujias, maquillajes, una hora de chapa y pintura...


Las marcas interiores son mas dificiles de borrar, las hay de dos tipos, buenas y malas. Hay marcas causadas por momentos de alegria infinita, y marcas causadas por el dolor. Estas últimas, duelen, duelen siempre. Hay veces que debido al tiempo que pasa, o simplemente porque nos acostumbramos a este dolor, nos parece que ya no están, pero siempre queda la marca, la herida latente, y cuando se roza, vuelve de nuevo a doler.


Quizas debido a esto he decidido que voy a luchar contra este dolor, por eso, mi querido amigo te he tradido hasta aqui. No quiero que llores, no quiero que sufras... Todo terminará pronto, solo sentirás un leve pinchazo, y quizas escueza un poco, pero luego..., luego dormirás placidamente, y podrás descansar para siempre.


No habrá mas dolor, no habrá mas sufrimientos, ella te habrá olvidado y tu la olvidarás a ella.

¿Y yo?, no se si olvidaré, pero cuando termine con tu vida, una cicatriz dentro de mi dejará de doler, para siempre...

martes, 14 de julio de 2009

SOMBRAS

Dude por un instante. Sentía como todo el cuerpo se endurecia, musculo a musculo. Notaba la sangre latirme en las sienes y me pesaba la respiración. Note un hilo de sudor bajarme por la espalda. Podia oler el miedo, masticar su panico, sus ojos estaban enloquecidos... La sangre le goteaba desde la nariz, y el labio se le comenzaba a hinchar poco a poco, dejando entrever sus dientes partidos. No es odio, pero un sentimiento me recorria todo el cuerpo, su vida estaba en mis manos, un placer indescriptible me embriagaba poco a poco. Era yo quien decidia si vivia o moria y me gustaba, saboreaba poco a poco la idea. Una sensación parecida a un orgasmo me atravesó durante un instante. Paladeaba su miedo y lo mezclaba con mi ansia de venganza...Aprete el cañón de la pistola contra su frente poco a poco, hasta que esta comenzó a ponerse blanca de la presion. Los ojos comenzaron a llenarsele de lagrimas y el sudor le resbalaba desde la frente. Se movia compulsivamente, con espasmos y creo que por un momento casi perdió el conocimiento. Intenté saber por que llegamos a esta situación, como terminamos así... no podia echarme atras ahora. Pero el no debia haberse cruzado nunca en mi camino... Por un momento me arrepentí, retiré lentamente el arma de su frente y retrocedí un par de pasos... Vi un atisbo de gratitud en su mirada suplicante y apreté el gatillo. Todo pasó en un instante, un estruendo seco y todo se tiño de un rojo oscuro y olor metalico impregnó toda la habitación.


Mire por un momento, no me arrepentí pero me hubiera gustado que todo hubiera sido distinto...Los ojos se me fueron un instante hacia el cañon humeante, lo giré lentamente hacia mi cara y apreté el gatillo, escuche un ruido sordo y seco y todo se volvio borroso, y oscuro, muy oscuro...

Perseguido.

Abrí los ojos, estaba lejos de cualquier lugar conocido. Tardé un instante en recordar. Algo me habia sobresaltado. Un tenue rayo de luna atravesaba a duras penas la maraña de ramas muertas. Comprendí de repente donde estaba y que habia ocurrido. Desperte agazapado entre la maleza y traté de mantenerme en silencio. Apreté las mandibulas hasta que las sienes comenzaron a dolerme y traté de contener la respiración. Podia oir el silencio. Podia escuchar hasta los latidos de mi propio corazón. Tenía que decidirme rápido, seguir escondido o salir y continuar huyendo. Oía a lo lejos los aullidos de los perros y la batida que parecía acercarse a una velocidad asombrosa. Algo me hizo saltar de repente, supongo que fué el instinto. No podia pensar en nada. Todo estaba oscuro y tropecé con algo que no pude distinguir. Algo me golpeó en la frente y un resplandor me cegó momentaneamente. Todo se volvió blanco y en un instante un dolor sordo y seco se apoderó de mi cabeza. Me levanté tambaleandome y a duras penas traté de seguir corriendo hacia ninguna parte. Trataba de tantear con las manos para no tropezar con nada, pero volvi a tropezar con una rama caida y rodé por la ladera abajo. Un golpe me detuvo en seco y sentí una punzada de dolor en un costado. Comencé a sentir como algo caliente me resbalaba por la espalda. Intenté levantarme y el dolor me hizo doblarme de nuevo. Me llevé la mano al costado y noté como me habia clavado algo que parecia una rama. Aullando de dolor conseguí extraerlo. Traté de nuevo de levantarme y me detuve un momento para escuchar... De nuevo los perros y esta vez parecian mucho mas cerca. Corri a trompicones apoyando las manos en el suelo y me dejé resbalar colina abajo lo mas deprisa que pude. A lo lejos podia oir el rumor del agua. La vista se me acostumbraba poco a poco a la oscuridad y a duras penas podia distinguir oscuras formas de los troncos mientras descendía casi a ciegas. De pronto la pendiente se convirtión en un pequeño llano y el sonido del agua se hizo aun mas fuerte aunque no podía acallar al que hacian los perros. Me detuve un instante para recuperar el aliento y acomodé un poco la vista a la oscuridad. PArecía que cada vez se acercaban mas, casi me parecía verlos aparecer de un momento a otro entre los arboles. No me cogerian, puedo jurarlo, no mereceria la pena el esfuerzo para dejarse atrapara ahora. Seguí avanzando a ciegas y el sonido del agua se hizo cada vez mayor, sonaba con furia, como una enorme cascada, pero ensordecida por la distancia. De pronto entre la oscuridad noté como terminaba el llano y se abria lo que parecia un precipicio, no podia ver la altura por la oscuridad pero el agua sonaba con fuerza, con una fuerza que daba miedo. Si, miedo, por primera vez comencé a tener miedo. No podia avanzar mas y a mi espalda podia escuchar claramente los ladridos de los perros y los gritos de los guardias. Dudé un instante y escuché un disparo, vi el resplandor claramente entre los arboles y entonces lo decidí. No me atraparian, no habia llegado hasta aquí para rendirme. No me dejaria atrapar. Mi vida vale solo lo que yo quiera pagar por ella, si no puedo vivirla no merecerá la pena... Reuní todas las fuerzas que pude y corrí hacia el borde,no lo pensé, salté y crei flotar durante un instante. Todo cobró sentido, comencé a comprender, recorrí mi mente y fui consciente de todo lo que habia vivido y sentí que merecía la pena, noté el aire frio en mi cara y solo pensé que la vida, contigo, había merecido la pena...

Despertar


El sol se filtraba por entre las rendijas de la persiana. Unos debiles rayos de luz que apenas acertaban a romper en tiras la penumbra de la habitación. Entreabrí lentamente los ojos y me sentí bien, relajado. No tenía noción de cuanto tiempo había estado durmiendo. Las finisimas agujas de sol que entraban por la ventana dejaban un ambiente sonrosado en la luz del dormitorio. Traté de levantarme y me sentí como debajo de agua. Me incorporé lentamente y traté de recordar con que habia soñado. Miré a mi alrededor y vi una botella de vodka junto a la mesita. Intenté echar un trago pero estaba vacía. Fuí hasta la ducha tropezando con la ropa y los zapatos que se esparcian por el suelo. Poco a poco recobré mi consciencia, o eso creí por un momento. Me ví en el espejo y creí ver una figura conocida, familiar... Sentía que algo me faltaba pero no alcanzaba a saber que era. Torpemente me metí en la bañera y me apoyé contra la pared. Abrí la ducha y deje que el agua fria me resbalara por la espalda. Me apollé en la pared y recordé... te eché de menos. Trataba de buscar una explicación, una escusa. Me arrepentía de algo y no sabía de que, ni por que. Trataba de no sentirme culpable. Me acordé de tu cara, de tus besos, y te eché de menos, mientras una lagrima se me escapó y se confundió con el agua de la ducha. Cerré los ojos y dejé que me cayera el agua...

Inquisición








Parece ser que ultimamente estamos expuestos a una censura invisible que todo lo maneja y manipula, pero que a pesar de tratar de pasar desapercibida, está ahí detras de todo. En los medios, en el cine, en las escuelas... Todo parece que se pasa por un tamiz, que el poder establecido parece querer controlar y manipular a su antojo. Parece que ahora todo lo transgresor tiene que estar bien y ser bueno por norma. Se intenta justificar y primar la libertad individual por encima de la libertad del resto de los ciudadanos. Se le hace el juego a independentistas, feministas, republicanos, gays, lesbianas, y cualquier grupo que transgreda lo que se supone que es mas o menos tradicional. Se pretende hacer prevalecer los derechos de los pacientes, para una muerte digna antes que el derecho que pueda tener un profesional sanitario.




Yo no creo que sea bueno, ni malo, lo que está claro es que vivimos en una sociedad y tenemos unos gobernantes que por agarrar un monton de votos, sobreponen los intereses (que no derechos) de unas minorias por encima del resto. Nos estamos estancando en una sociedad, no liberal, sino libertina, y confundimos a menudo la libertad con el libertinaje y así nos va. Tendemos a vender un manojo de derechos, y a esconder los deberes, y para algo está la Constitución ademas de para alardear de la misma en campañas electorales, soeces y malsonantes como la última que hemos vivido.


Repito que creo que hay una especie de inquisición oculta que atenta contra los principios morales y tradicionales de la mayoría de la sociedad a favor de nuevas "tendencias" morales que muy poco tienen de moral. Igual en el fondo si que haría falta una especie de inquisición.

jueves, 28 de mayo de 2009

CAMPEON Y TRIPLETE


FELICIDADES!!!!!

Algo huele a podrido en el Cortijo...


Paula Chaves Iborra, la hija del vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, intervino directamente en la tramitación administrativa del expediente del incentivo de más de 10 millones de euros a la empresa en la que ella figura como apoderada.




Esa multimillonaria ayuda fue ratificada por la Junta de Andalucía en un Consejo de Gobierno en el que participó Manuel Chaves, pese a que la Ley de Incompatibilidades de Altos Cargos le obligaba a inhibirse. Rajoy le exige explicaciones.
En el expediente de la subvención puede comprobar no sólo que las comunicaciones previas a la concesión del incentivo iban dirigidas personalmente a esta cualificada representante de la sociedad Minas de Aguas Teñidas (Matsa), sino que quien puso su firma para dar la conformidad de la empresa (el 23 de febrero) aceptando la ayuda que después rubricó el ex presidente Chaves fue su hija.
Como resulta evidente que esa responsabilidad extralimita las funciones propias de una abogada vinculada laboralmente al departamento jurídico de la multinacional minera canadiense, la versión oficial del vicepresidente Chaves y de la Junta de Andalucía ha tenido que ser la de negar la mayor: que Paula Chaves no ha tenido la más mínima intervención.
El martes último, en el Senado, Manuel Chaves subrayó que "no me constó ni me consta hoy" que su hija "hubiera tenido nada que ver con ese expediente". Por la mañana, Manuel Pérez Yruela, portavoz del Gobierno andaluz, aseguró también que Paula Chaves "no ha tenido que ver nada con la tramitación" y que no fue la "responsable" del expediente.
¿Por qué esta insistencia? Lo que se quería descartar de raíz es la posibilidad de que el actual vicepresidente Chaves hubiera vulnerado en enero la Ley Incompatibilidades de Altos Cargos de la Junta de Andalucía, que establece que el presidente autonómico debe inhibirse en cualquier asunto en cuyo despacho hubiera intervenido o que interese a empresas en cuya dirección, asesoramiento o administración "hubiese tenido alguna parte" cualquier persona de su familia dentro del segundo grado civil.
El problema es que su hija sí tuvo parte en este asunto: en la escritura de apoderamiento, publicada en el Registro Mercantil de Huelva, figura entre las facultades conferidas a Paula Chaves la de "dirigir, recibir y contestar requerimientos y notificaciones, así como cualquier otro acto para el cual no sea necesaria la asistencia de abogado y/o procurador", que es el caso de la comunicación de la concesión de una ayuda de la Junta.
La empresa retrotrae el momento en que ésta empezó a participar directamente en "la gestión y tramitación de incentivos y ayudas" a 2 de julio de 2007, lo que supondría su implicación desde el primer momento en este expediente que terminó con la concesión de los casi 10,1 millones de euros, ya que la solicitud de esta ayuda es de tres meses más tarde: octubre de 2007.
Según la versión de Matsa y el Registro Mercantil, Paula Chaves participó en el expediente desde el principio y era quien �por un apoderamiento especial� recibía las comunicaciones de la Junta y tenía que dar su conformidad a la ayuda que se concedió con la firma de su padre.
El Gobierno andaluz dice lo contrario: que el ex presidente no violó la ley. El portavoz del Ejecutivo regional, Pérez Yruela, aboga por una interpretación "más estricta" del artículo 7 de esa norma. "Si se hace una interpretación muy extensa del artículo, casi nadie que tenga relación con un alto cargo podría entonces solicitar nada", ha señalado.
Nadie ha negado a Matsa el derecho a solicitar o percibir las ayudas porque tenga a la hija de Chaves empleada o por concederla poderes especiales antes de finalizar el expediente. A lo que obligaba la Ley de Incompatibilidades es a que Manuel Chaves se inhibiera en la aprobación final de la ayuda, por consanguinidad.

Lo que realmente no queda demasiado claro es si no existieron manipulaciones o informacion privilegiada en ese caso. El caso es que todo esto huele un poco mal...
¿Es delito o simplemente quedará impune como todo lo que esta gente hace en el Cortijo de Andalucia?